Listado de la etiqueta: tecnologia

La tecnología ha alterado casi todas las industrias a nivel mundial, y el sector retail no es una excepción. Lo primero que piensa un vendedor al hablar del impacto de la tecnología en el retail y las compras suele ser el comercio electrónico. Sin embargo, tecnologías como la inteligencia artificial (IA), la visión por ordenador y el IoT han cambiado cada parte de la experiencia de compra en todos sus aspectos, desde la navegación en internet hasta en el supermercado físico. 

 

El mercado a nivel mundial de IA en el sector retail esta en auge. Según el estudio de The Market Study Report, se espera que alcance los $24 billones en 2027, pasando de los $3 billones en 2020 y mostrando una tasa de crecimiento interanual del 29,7%.

 

Publicidad personalizada. 

Antes de la inteligencia artificial, los comercios minoristas personalizaban las experiencias de los clientes a través de listas de correo o programas de fidelización, que incluso podían acabar en el spam y no ser leídos nunca, y las promociones se anunciaban en catálogos o a través de difusiones, opciones que eran caras y que mostraban la misma información a todos los compradores.

Hoy en día, aprovechando la inteligencia artificial, y otras nuevas tecnologías, los minoristas son capaces de entender mejor y ofrecer lo que los clientes desean, sin necesidad de interactuar con una persona. 

El uso de la inteligencia artificial y el análisis de datos permite obtener una gran cantidad de información sobre cada comprador individual, incluidas sus preferencias de comida, sus alergias alimentarias y los motivos de su compra. Los comercios pueden utilizar esta información para elaborar promociones personalizadas en el momento indicado, atrayendo a los compradores y aumentado la probabilidad de las ventas. 

 

artificial intelligence

Proppos

Nuevas experiencias de compra

Los supermercados están en plena transición digital, invirtiendo grandes cantidades de dinero en el diseño de tiendas online, pero sin olvidar adaptar sus tiendas físicas a las necesidades de un consumidor cada vez más digitalizado. Lo cierto es que la aparición de supermercados sin cajas abre un camino de posibilidades que las marcas explorarán en los próximos años.

Las cajas automatizadas mejoran la experiencia del cliente al eliminar las limitaciones de los sistemas de caja tradicionales. Las tiendas equipadas con IA disponen de herramientas, como la visión por ordenador, para identificar correctamente todos los productos seleccionados y recogidos por un determinado consumidor. Antes de su salida de la tienda, se cobra a la persona en su tarjeta bancaria vinculada con su cuenta de la tienda sin ninguna intervención de los empleados de la misma.

El principal ejemplo en este ámbito es Amazon Go, el nuevo tipo de tienda que cuenta con la tecnología de compra más avanzada del mundo. Gracias a la tecnología patentada “Just Walk Out”, el cliente entra en la tienda, recoge sus productos y sale sin pasar por caja. El sistema supervisa los productos que selecciona y los factura en su cuenta de Amazon mientras sales de la tienda. Lo único que tienes que hacer es instalar la aplicación Amazon Go en tu smartphone.

Siguiendo este mismo ejemplo, Ghop, el primer grab and go-supermarket de España, acaba de abrir sus puertas en el centro comercial Moraleja Green de Madrid. Con el mismo modelo de negocio que Amazon Go, todas las operaciones y recursos de la tienda están automatizados y centralizados, incluyendo el check-in de los usuarios, el reconocimiento de los productos en la caja registradora, la asistencia remota, el pago por móvil y la apertura de la puerta tras la verificación, así como la videovigilancia y la gestión automática del stock en tiempo real. Ghop resume la experiencia de compra como «entrar, coger y salir».

Aparte de esta aplicación en los supermercados, otras empresas disruptivas están aplicando una tecnología similar en diferentes tipos de establecimientos, como restaurantes de autoservicio, restaurantes de viaje y panaderías. Por ejemplo, la empresa española Proppos, una compañía de visión por ordenador especializada en el reconocimiento de alimentos, que ofrece excelentes soluciones de caja con IA para los sectores de la restauración y el comercio minorista. Este servicio es diseñado para tener el más rápido retorno de la inversión, gracias a su alta precisión de identificación. Su misión es transformar la experiencia de pago a través de soluciones de visión por ordenador precisas, autónomas y asequibles. 

 

Br5

Br5

Optimizando las tareas con robots

Los robots son una aplicación popular de la inteligencia artificial en el sector retail. Uno de los usos más interesantes de estos robots es el de asistentes de tienda. Los asistentes de cocina automatizados pueden encargarse de tareas repetitivas y que consumen mucho tiempo, a su vez ahorrando tiempo y aumentando potencialmente los márgenes de beneficio al reducir los costes. 

En este sentido, un ejemplo de ello es la empresa española Br5 ofrece soluciones robóticas para servicios humanos. Sus robots son capaces de servir una cerveza perfecta, abrir botellas de vino o de cerveza, preparar hamburguesas, paellas o incluso cócteles, siempre en colaboración con las personas. Estos robots de Br5 trabajan para el sector de la hostelería, pero pueden automatizar cualquier función.

Adicionalmente, la empresa norteamericana Miso Robotics, la cual se fundó con la idea de crear robots que eliminen las tareas aburridas, sucias y peligrosas de las cocinas de los restaurantes. Hoy en día esta empresa ofrece tres tipos de productos para el sector de restauración:

1. Flippy: un nuevo software el cual fríe los alimentos con eficiencia y precisión para lograr comidas más consistentes y perfectamente cocinadas.

2. Cookright Coffee: un sistema impulsado por la inteligencia artificial diseñado para supervisar métricas clave de volumen, temperatura y tiempo, y combinarlos con análisis predictivos para garantizar la taza de café perfecta, sin necesidad de personal.

3. Sippy: El primer dispensador y sellador automático de bebidas integrado en el punto de venta del mundo.

La generación mundial de residuos plásticos se duplicó entre 2000 y 2019, alcanzando a producir 353 millones de toneladas. Debido a esta gran producción, los residuos que genera y al insuficiente proceso de reciclado en muchos países, la cantidad de plásticos que hay presente en el medio ambiente es muy alto.

La exposición del plástico a algunas condiciones ambientales, como el calor, hace que el plástico se rompa en fragmentos más pequeños llamados microplásticos. Los microplásticos son pequeños trozos de plástico, de menos de 5 mm de longitud, que aparecen en el medio ambiente como consecuencia de la contaminación. En España, el 79% de los plásticos usados termina en el vertedero o en el medio ambiente.  

Los microplasticos pueden agruparse en primarios y secundarios en función de su procedencia antes de acabar en la naturaleza. Los microplásticos primarios vienen siendo de pequeño tamaño cuando se desechan, y proceden, por ejemplo, de productos cosméticos o ropa. Los microplásticos secundarios proceden de trozos de plástico de mayor tamaño, como bolsas, botellas y redes de pesca, que se desechan y se someten a la degradación para fragmentarse en micro y nanoplásticos. Los microplásticos secundarios representan la mayor parte de los que se encuentran en los océanos y que son ingeridos por los animales marinos.

MicroplásticosDe hecho, no son extrañas las imágenes de tortugas enredadas en plástico o aves que mueren por tener el estómago completamente lleno de este material. Además, cabe destacar que investigadores de la Universidad de Uppsala comprobaron que, al ser de colores llamativos, las larvas de peces prefieren el microplástico al zooplancton (su alimento natural).

El siguiente eslabón de la cadena contaminado por estos microplásticos somos los humanos. Nos comemos los peces que nosotros mismos contaminamos. Así, cualquier europeo que consuma marisco de forma habitual ingiere aproximadamente 11.000 microplásticos al año. Incluso, se han encontrado microplásticos en placentas humanas. 

 

La solución es innovación.

Investigadores y emprendedores del mundo entero se han puesto manos a la obra para encontrar una solución a este desastre ecológico. Muchas de las mejores mentes del planeta están enfocadas en eliminar los microplásticos de los mares y, en general, de las aguas para que podamos ver un futuro sin plástico. Ya hay algunas iniciativas totalmente operativas, pero no son suficientes para limpiar las grandes islas de plástico que hay en nuestros océanos. 

Una de las tecnologías más prometedoras es la creación de librerías de cepas bacterianas con capacidad para biodegradar derivados plásticos. Se ha comprobado que estos microplásticos son rápidamente colonizados por ciertos microorganismos fotosintéticos porque acumulan suficientes nutrientes. El objetivo es identificar esos organismos y acelerar el proceso de degradación del plástico. En la actualidad, la bacteria que ha iniciado una revolución es Ideonella sakaiensis, que es capaz de degradar de forma casi completa una película de polietileno tereftalato (PET) en seis semanas a 30ºC.

En Sidney se ha desarrollado una papelera flotante llamada Seabin, capaz de absorber basura, microplásticos, combustibles y aceites que flotan en los puertos. El sistema lleva una bomba hidráulica integrada que no deja de succionar agua mientras vaga por el litoral, hasta 25.000L/h, arrastrando así los residuos dentro de una bolsa que puede almacenar hasta 20 kilos.

Por otro lado, en España contamos con la start-up Claptoplastic, que ha patentado una técnica de aglomeración selectiva para atrapar microplásticos en entornos acuáticos. Es decir, añaden aglomerante al agua y SOLO capta plásticos. Su objetivo son depuradoras y plantas de tratamiento, aunque con el tiempo esperan llegar a las lavadoras de todos los hogares. Una enorme cantidad de estos microplásticos que llenan el océano vienen de las fibras de la ropa. 

Cada vez más personas se están dando cuenta de que a nivel individual se pueden hacer grandes cosas. La población exige cada vez más empresas que contribuyan a mejorar la vida en la Tierra, que propongan nuevas tecnologías para eliminar microplásticos. 

 

Si estáis interesado en conocer nuevas tecnologías que están dirigiendo el sector de la alimentación hacia un futuro más sostenible, visita nuestro blog. 

 

Hoy en día la inteligencia artificial se ha convertido en un pilar fundamental de la industria alimentaria. Esta nueva tecnología tiene un propósito a lo largo de toda la cadena agroalimentaria, innovando, agilizando y mejorando procesos dentro del sector, permitiendo ofrecer un mejor servicio, calidad y producto a los consumidores. 

Proppos

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Nil Salomó, CEO y Co-fundador de Proppos, una empresa de inteligencia artificial especializada en el reconocimiento de alimentos, que junto a sus partners, ofrece soluciones de pago por I.A. de primer nivel a las industrias de Alimentación y Retail. La misión de Proppos es transformar la experiencia de pago a través de una precisa, autónoma y accesible solución de visión computerizada. 

Sigue leyendo para descubrir, en primera persona, cómo surgió la idea de crear la empresa, futuros objetivos, su opinión en cómo la inteligencia artificial cambiará el mundo, y mucho más.

 

¿Cómo surgió la idea de crear Proppos?

Al estar trabajando en el sector de la alimentación, específicamente en una empresa de restauración dentro del equipo IT, observamos la necesidad de agilizar las colas en los negocios de restauración, pero sin incrementar costes. La opción y solución más factible y óptima era automatizar el proceso de pago mediante la tecnología de inteligencia artificial y  visión computerizada. Los productos que vendíamos en el momento eran productos naturales, sin ningún código de barras, por lo que la IA era la tecnología de elección para este proyecto. 

A partir de esta idea, empezamos a conceptualizar el concepto de Proppos en 2019.

¿En qué estado del proyecto se encontraban cuando entraron al Programa de Aceleración de Eatable Adventures y cómo consideran que han salido? 

Cuando nos involucramos en el Programa de Aceleración de Eatable Adventures, entramos en una fase temprana del proyecto, ya contando con un MVP validado y con tracción en el mercado.

A lo largo del programa, nuestras ideas fueron madurando y formalizando cada vez más. Ya al final del programa, teníamos mucho más claro cómo escalar nuestro proyecto, tanto a nivel de funding, como a nivel de procesos y relaciones con las empresas.

¿Tienen en mente nuevas innovaciones para Proppos? 

¡Claro! Nuestro objetivo es diversificar nuestros clientes al máximo dentro del sector de restauración. 

Con tan solo comenzar nuestro proyecto nos hemos enfrentado con el reto de la pandemia mundial, en donde todo el ámbito de restauración se vio forzado a cerrar. Al tener un proyecto nuevo e innovador enfocado al sector de restauración, esto hizo que el proceso de integración fuera más lento por el hecho de que teníamos que explicar y enseñarles a nuestros clientes en qué consiste Proppos. Como todo, el sector ha tenido que innovar, y con ello nos han ido apareciendo nuevas oportunidades para implementar nuestra tecnología en el sector de alimentación, desde el control de pedidos en el sector de restauración rápida, hasta controlar la seguridad alimentaria en clínicas y hospitales.

¿En qué manera piensan que la inteligencia artificial va a cambiar el mundo? 

Sin duda, ya lo ha estado haciendo. Poco a poco, sin darnos cuenta, iremos involucrando la inteligencia artificial en nuestras vidas. El primer paso es utilizar herramientas como la nuestra, que permitan automatizar procesos de tareas monótonas y sencillas agilizando la vida cotidiana del ser humano, ahorrando tiempo y haciendo que los trabajadores se puedan centrar en tareas de razonamiento con un mayor valor añadido.  

¿Cuál ha sido el mejor consejo que les ha dado Jose Luis?

Nos ha ayudado y aconsejado en muchos ámbitos, pero sobre todo a nivel de inversión y cómo enfocarnos al buscar rondas de inversión. Gracias a él entendimos la importancia de expandirnos y buscar inversión a nivel internacional para poder escalar la compañía y generar dinero de una manera sostenible. 

Si quieres conocer más de nuestros alumni, no dejes de visitar nuestro blog donde podrás encontrar más entrevistas sobre ellos.

Los productores de alimentos, desde las nuevas empresas hasta las principales compañías de gran consumo pasando por las mayores empresas cárnicas del mundo, están innovando rápidamente en el mercado vegetal, teniendo un creciente interés por las nuevas tecnologías, como la agricultura celular y la fermentación. El informe de BCG Food for Thought: The Protein Transformation, revela que en la próxima década, se estima que el mercado mundial de proteínas alternativas se multiplicará por siete, llegando a cubrir aproximadamente un 11% del mercado mundial de proteínas para 2035.

Nuevos datos publicados por el Good Food Institute anuncian que la Unión Europea representa el 44% del mercado mundial de la carne vegetal y cultivada, lo que la convierte en uno de los mayores mercados potenciales en este sector. 

Tecnologías como la fermentación, la bioimpresión y el cultivo de células cautivan cada vez más la atención de los inversores, teniendo un enorme potencial de innovación. 

Proteínas Alternativas

Desde 2010 se han recaudado casi 11.100 millones de dólares en empresas de proteínas alternativas, de los cuales el 73%, ha sido desde 2020, cuando la pandemia alteró por primera vez los mercados a nivel mundial.

En 2021, la inversión en proteínas de origen vegetal representa el 39% del total, pero cabe destacar que la carne cultivada y la fermentación le siguen estrechamente, con el 28% y el 34%, respectivamente.

La ventaja de estas tecnologías es que pueden ser utilizadas para producir una amplia gama de alimentos, desde carne y pescado hasta alternativas a los lácteos y los huevos. Cada día vemos cómo las startups lideran la revolución en este espacio, creando nuevos productos y formas innovadoras de desarrollar productos alimentarios sostenibles en todos los sectores de la alimentación. En este sentido, startups como Innomy, Cocuus, De Novo Dairy y Real Deal Milk están innovando en el sector de proteínas alternativas utilizando fermentación, agricultura celular y bioimpresión para satisfacer la demanda de los consumidores y poder ofrecer variedad de productos de una forma “plant-base”, saludable y sostenible. 

 

Después de décadas de ser ignorado, el desperdicio de alimentos está oficialmente en el “top of mind” de los consumidores. Teniendo en cuenta los siguientes datos de la FAO, soluciones aplicables, como lo es el upcycling, son altamente requeridas. 

  • Un tercio de todos los alimentos producidos se pierde o se desperdicia -alrededor de 1.300 millones de toneladas de alimentos- con un coste para la economía mundial de cerca de 940.000 millones de dólares al año.
  • Hasta el 10% de los gases de efecto invernadero provienen de los alimentos que se producen pero no se consumen.
  • Si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero, después de Estados Unidos y China.
  • Casi la mitad de las frutas y hortalizas producidas se desperdician (son 3,7 billones de manzanas).
  • Una lechuga tarda 25 años en descomponerse en un vertedero.

La solución a el desperdicio de alimentos

Cabe destacar que reducir el desperdicio de alimentos es la tercera forma más eficaz de hacer frente al cambio climático. Actualmente existen diversas formas de prevenir el desperdicio de comida, pero una de las más innovadoras es el llamado upcycling, también conocido como suprarreciclaje ó alimentos reciclados.

Los alimentos reciclados fueron definidos formalmente en 2020 por el Upcycled Foods Definition Task Force como “alimentos que se elaboran con ingredientes que, de otro modo, no se destinarían al consumo humano. Se obtienen y producen mediante cadenas de suministro verificables y tienen un impacto positivo en el medio ambiente”.
Se trata de añadir un nuevo valor a algo que de otro modo se consideraría un residuo, por ejemplo, reinventándolo como un nuevo producto, o como parte de un nuevo producto. 

Modelos de Upcycling

A menudo, materiales que se consideran residuos o desechos para algunas industrias pueden resultar ser valiosas materias primas para otras, por ejemplo la cáscara o semillas de una fruta o grano. Las ideas y formas de hacer upcycling son infinitas, y lo podemos ver con la gran cantidad de startups que tienen upcycling como valor de su empresa. 

Empezando por MOA Foodtech, una empresa española que combina la biotecnología y la inteligencia artificial para transformar residuos y subproductos de la industria agroalimentaria en una »proteína de nueva generación» de alto valor nutricional y 100% sostenible.
En la misma línea, la empresa QOA ha encontrado una forma de reciclar los residuos industriales de alimentos, utilizando fermentación, y crear un nuevo producto con sabor a chocolate sin la necesidad de utilizar cacao.
Por otra parte, la utilización de los residuos del proceso de la cerveza se está convirtiendo en un negocio. Agrain®, una empresa de Dinamarca, transforma subproductos de la producción de cerveza y whisky en alimentos cotidianos como harinas, cereales, o galletas.  

Agrain

Las frutas y verduras que de otro modo se habrían desperdiciado, representa otra gran oportunidad dentro del mercado. Tanto si se trata de entregar cajas llenas de productos “feos” como lo hace la empresa Oddbox en el Reino Unido, o convirtiendo verduras y hortalizas «feas» en chips vegetarianos como Confetti Snacks, con sede en Singapur, son muchas las oportunidades que tienen los residuos y subproductos en la industria alimentaria.

No cabe duda, de que en los últimos años se ha acelerado la investigación y el desarrollo de aplicaciones y modelos de negocio de productos reciclados para aprovechar los beneficios medioambientales y nutricionales, como también el interés de los consumidores por la sostenibilidad.

Un estudio de Future Market sugiere que el mercado de upcycling ya tiene un valor de $46.700 millones y se espera que crezca a una tasa de crecimiento anual constante del 5% en los próximos 10 años.